FÉRTIL PROVINCIA

Hace unos días, el presidente Piñera anunció en Temuco el Acuerdo de Paz y Desarrollo de La Araucanía y el Plan Impulso Araucanía 2018-2026. Ambas acciones, creemos, encaminadas a atacar buena parte de los problemas urgentes que arrastra desde hace tiempo nuestra región: paz, desarrollo y un plan de inversiones públicas y privadas con énfasis en el riego.

También valoramos el perfeccionamiento de la Ley Antiterrorista y las medidas concretas en materia de contraterrorismo.

Como gremio —y lo hemos dicho todo este tiempo—, nuestro rol es mantenernos atentos a cómo se están haciendo las cosas y colaborar en todo lo que esté a nuestro alcance para que nuestra agricultura salga del pozo en el que está. Lo bueno lo aplaudiremos, lo malo lo criticaremos.

En el reciente encuentro con el ministro de Agricultura, coincidimos en que lo que necesita esta región son oportunidades, pero estas oportunidades deben ir a la par de una política agraria que ordene la casa de una vez por todas. El gran problema de La Araucanía son las actuales condiciones en las que producimos y competimos: terrorismo, infraestructura para riego, poca o nula inversión y un blindaje feroz de las tesorerías internacionales.

Nuestra región no se merece que nos farreemos esta oportunidad. Por eso, no hay que perderse con voladores de luces que muestran un país distinto del que verdad somos. Los problemas no están fuera de nuestras fronteras, menos aún con nuestros vecinos.

Si por un minuto nos ponemos a pensar qué pasaría si estuviéramos en un conflicto bélico en serio, nos impresionaría saber que en las actuales condiciones de producción de alimentos al quinto día nos quedaríamos sin pertrechos. Aunque duela, ese es el panorama.

Nuestra “despensa de Chile” se está acabando, y si no le inyectamos inversión, riego y prioridad en las políticas públicas, terminaremos viendo una Araucanía desolada, sin productores y un agro obligado a transformarse en cualquier cosa con tal de sobrevivir.

Todo ese discurso bonito sobre nuestra “fértil provincia y señalada” va a quedar en nada si la autoridad no implementa desde hoy mismo una política agrícola como Dios manda, que priorice a la agricultura como una actividad esencial para el país.

El resto, déjenlo a nosotros.

Marcelo Zirotti Kehr 

Presidente 

Sociedad de Fomento Agrícola de 

Temuco, SOFO A.G.